Tierra de Gamers

DAEMON X MACHINA: recordando a Evangelion

Valoración

Positivo

Negativo

Hace unos meses que salió el juego DAEMON X MACHINA en Switch. Ahora estrena su versión PC, lo que es una buena oportunidad para probar este juego de Mechs al más puro estilo de la tradición japonesa.

Lo primero que nos encontramos al iniciar el juego es unas cinemáticas que no esconden en ningún momento lo que nos vamos a encontrar en todo el juego: una ambientación artística totalmente manga, como si de un cómic se tratara. Aunque es llamativo visualmente, no puede esconder que el detalle gráfico es más bajo de lo que estamos acostumbrados en PC, quizás por su origen en un entorno más humilde en recursos como es la Switch. Sin embargo, logra ser de lo más resultón gracias al diseño de las formas, el buen uso de la paleta de colores y un uso inteligente de las texturas para que parezca que hay mayor detalle del que en realidad se tiene. Al ojo experto no le pasará desapercibido y enseguida se ve el cartón piedra, pero al jugador que sólo busca el entretenimiento supongo que le dará lo mismo. Un acierto del equipo artístico el saber cómo hacer más con menos si hablamos de la versión original. Pero, centrándonos en la versión de PC, aunque se encuentra cierto salto de calidad, no es el suficiente para pasar con éxito el reto de jugar en un monitor de gran tamaño. Por contra, este aspecto hace que el juego sea sencillo de mover en casi cualquier configuración, lo que facilitará sin duda que haya más jugadores dispuestos a probarlo.

Ya hablando del juego, pilotamos a un robot (Mech) del que tenemos vista en tercera persona y con el que podremos ir, bien volando, bien andando realizando las misiones que se nos encomienden. Las primeras misiones, como no puede ser de otra forma, son meramente introductorias. En estas se nos ordenará realizar tareas sencilla como limpiar una zona de tanques y drones que nos están esperando. Pero, en poco tiempo, encontramos que las misiones se van complicando y ya no solo tenemos que enfrentarnos a enemigos de fácil destrucción, si no que empezamos a encontrar otros Mechs enemigos contra los que habrá que emplear técnicas otras técnicas de combate, combinando ataques a distancia con ataques a melee al tiempo que esquivamos sus disparos.

Las misiones se combinan de forma más o menos efectiva con la narración de la historia, en una cinemática que mantiene el estilo manga más purista, el mismo que podríamos encontrar en cualquier serie anime. También tendremos momentos de planificación, en los que podremos ir configurando nuestro Mech con las mejoras que obtenemos según vayamos avanzando en el juego. Mencionar que el arsenal disponible es estúpidamente abundante. No creo que nadie sea capaz de entender o probar todo lo que el juego llega a ofrecernos. Y no solo eso, también se permite llevar hasta seis armas durante la batalla, con cuatro de ellas equipadas en cualquier momento. Esto le dota al juego de un abanico de infinitas posibilidades, teniendo que dedicar bastante tiempo a crear y optimizar tus builds para que se adapten a tu estilo de juego.

Para mi el principal problema del juego es que las mecánicas llegan a ser repetitivas. Es verdad que hay cierta variedad. Pero cuando estes terminando la campaña (que está en torno a las 15 horas de duración) verás que las misiones son casi siempre del mismo pelo: destruye tanques y/o drones, destruye estructuras, lucha contra los Mech enemigos,… poco más. Lo más entretenido y espectacular, sin duda, son los combates con los bosses. Casi todos son espectaculares y necesitan paciencia para aprender sus movimientos y coger la medida para poder derrotarles, además de contar con unos buenos reflejos. Pero hay tan pocos entre las monótonas misiones intermedias que parecen más como un oasis de diversión en medio de la reiteración que otra cosa.

El resultado es que, aunque te curres mucho tu build, a menos que la cagues o no seas muy hábil en estos juegos, no te resultará difícil avanzar por el mismo (salvo el reto de los bosses), lo que, en gran medida, hace que la experiencia y, sobre todo, el poder de enganche, merme considerablemente.

Conclusiones

Soy un gran fan de los robots de la tradición manga japonesa, así como de la destrucción sin sentido (en su forma virtual, está claro). Pero da la sensación de que este Daemon X Machina no es más que un cascarón vacío. Es capaz de atraparte inicialmente por su efectiva puesta en escena, pero falla en conseguir mantener tu interés más allá de las primeras horas. Por eso, aunque tienes aspectos muy positivos, no creo que sea un juego al que la comunidad vaya a dedicar demasiado tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.