Tierra de Gamers

DUNGEONBORNE: La gran sorpresa del Steam NextFest

Como ya nos viene habituando desde hace unos años Steam, estamos en plena fiesta de demos, o lo que es lo mismo Steam NextFest. El evento se está constituyendo en todo un clásico porque permite jugar a cualquier usuario normal, no solo a los medios especializados, con demos totalmente funcionales de muchos juegos que en pocos meses estarán disponibles para su compra. La verdad, a mi me encanta porque da oportunidad de ir revisando qué cosas apuntar en la lista y qué cosas destacar.

Como cada año, hay algún juego que te produce una sorpresa, de esas que no te esperas. Este año ha sido Dungeonborne.

¿Qué es Dungeonborne?

Si te acercas como yo a este juego (es decir, sin tener ni idea de qué va), lo primero que ves es un juego de acción en primera persona en el que te tienes que mover por una mazmorra llena de enemigos bastante duros. Pero duros de verdad. Te digo en mis primeras partidas solo conseguí matar uno o dos. Tuve que probar tres clases hasta encontrar la que me permitiera avanzar algo. Claro, si eres como yo de los que les gustan los retos, un inicio así no hace más que empujarte a seguir un poco más.

Con la curiosidad ya despierta, leo la descripción oficial: “Dungeonborne es un inmersivo videojuego de acción RPG de exploración de mazmorras PvPvE en primera persona. Adéntrate solo o forma equipo con confiables compañeros para buscar tesoros, explorar lúgubres calabozos y combatir con terroríficos monstruos y astutos adversarios.

Las cosas empiezan a cobrar sentido… Es un juego para jugar en grupo. Cierto es que yo empecé a jugar solo y que al iniciar partida se mostraba un mensaje que advertía que solo casi que iba a ser complicado avanzar. Por supuesto yo, luchador en mil batallas, no hice caso al cartel y me adentré en solitario (con las consecuentes muertes).

Entendiendo más la mecánica, se trata de un juego de extracción con una ambientación de espada y brujería, en la que nuestro principal objetivo es escapar de la mazmorra que nos haya tocado. El primer (y creo que único) nivel que permite jugar la demo es “Adventure – Sinner’s End”, un escenario de mazmorra clásica a más no poder diseñada para un equipo de tres jugadores. Ya os digo que solo es un suicidio, así que ir encontrando amigos a los que convencer para que se unan.

Suena bien, dame más detalles

Pues aunque el planteamiento no es del todo original, hay que reconocer que, con lo visto hasta el momento, el juego tiene muy buena pinta. Se nos dan a elegir entre 8 clases, lo que no está nada mal. Aunque son bastante clásicas, si que hay alguna que resulta novedosa.

Las 8 clases que permite el juego: Guerrero - Clérigo - Pícaro - Maestro de espadas - Piromántico - Caballero de la muerte - Cryomago
Las 8 clases que permite el juego: Guerrero – Clérigo – Pícaro – Maestro de espadas – Piromántico – Caballero de la muerte – Cryomago

Fíjate bien en las descripciones porque cada clase tiene su estilo propio y sus habilidades. Deberás encontrar la que mejor se adapte a tu modo de juego. Al principio probé con un Cryomago, pero a mi me pareció muy complicado su manejo, así que me pasé al Pícaro. Mucho mejor, muy veloz y espectacular en el combate pero, dada su escasa vida, no es muy recomendable cuando juegas solo, así que al final tuve que decidirme por el Maestro de espadas, más clásico en su configuración de lucha pero con mejor aguante, lo que me permitió avanzar (algo) en la mazmorra. Pese a todo, cuesta avanzar una barbaridad. Lo interesante es que, a medida que vas ganando experiencia dentro del juego, irás subiendo niveles que realmente para lo que sirve es para ir mejorando tus stats de inicio (vida, fuerza, …).

En lo al juego se refiere, aunque he de reconocer que no soy muy fan de los juegos en primera persona, este me ha sorprendido por lo bien que se maneja. El personaje se lleva de forma muy suave, y en ningún momento parece que esté haciendo cosas raras como chocar contra esquinas que no existen o cosas así. Y, sin duda de las cosas más complicadas en este modo de visión, el combate, también tiene un desarrollo bastante pulido. Se siente cuando te van a golpear (más o menos) y sientes cuando tu ataque va a llegar a buen puerto y cuando no. Ya que estamos con el combate, el realmente duro. Cualquier enemigo que aparece puede matarte o al menos, reducir significativamente tu vida. Si eres fan de los juegos tipo Souls, lo vas a disfrutar, si no, lo vas a odiar.

Durante tu exploración de la mazmorra irás encontrando, como siempre, nueva equipación que te hará un poco más fácil desenvolverte por el entorno. También encontrarás objetos que tienen valor y podrán venderse (entiendo que si consigues escapar, que yo aun no lo he logrado), lo que te permite comprar equipo y complementos adicionales para nuevas incursiones.

Resumen de impresiones

Pues en general, creo que este juego tiene mucho potencial y me lo he pasado muy bien con él. Para ser una beta, lo cierto es que no he encontrado casi ningún bug. . No había demasiados bugs. Las clases son muy atractivas en general y el combate está muy bien resuelto. Aun no he podido probar el PVP, así que no opino de ello, pero se siente que puede ser muy divertido dado el planteamiento del juego.

Por supuesto, algunas cosas que no me han gustado. La primera, la dificultad, me parece excesiva, sobre todo que parece que da igual te golpeé cualquier enemigo minúsculo, siempre te hace mucho daño (me ha llegado ha matar un mosquito con casi media barra de vida). Aun les queda que equilibrar las clases… por lo que he jugado, el entorno parece empujarte a clases físicas más que mágicas, aunque puede que sea una impresión. Y el manejo del inventario y de los consumibles en general se me hacía complicado.

En cualquier caso, como digo, creo que hay mucho potencial en este juego y en cuanto salga a la venta, seguro que le doy una oportunidad.

Si quieres, puedes probarlo gratis hasta el 12 de febrero del 2024 descargándolo de su página de Steam.

Y a ti, ¿qué te ha parecido Dungeonborne?

Picture of DarkHalbert

DarkHalbert

¡Me encantan los videojuegos! Es mi pasión desde que un día mi padre trajo a casa un flamante ZX Spectrum. Desde entonces, no recuerdo haber parado de divertirme, frustrarme, emocionarme y por supuesto, maravillarme con todo lo que este mundo es capaz de ofrecer. Solo espero poder transmitiros la misma pasión que yo tengo por este mundo.