Tierra de Gamers

LOST ARK, serio aspirante al trono

Seguramente hayas oído hablar hace tiempo de un juego coreano que esta rompiendo barreras. Yo oí de él hace ya unos años cuando un amigo me habló maravillas. La pena es que no estaba disponible para el mercado de occidente, únicamente en Corea y algunos países seleccionados. Pero, solo por curiosidad, entré en Youtube para ver de qué iba aquello y si de verdad era la maravilla que prometían. Os prometo que no podía creer lo que veían mis ojos, un auténtico espectáculo visual. ¿De verdad un juego de esa calidad estaba sólo disponible para una pequeña parte de los gamers del mundo? En fin, poco se podía hacer más que esperar que se decidieran algún día a traerlo a occidente. Y, aleluya, la espera parece que está cerca de terminar. De la mano de Amazon Games (para qué crear juegos buenos si puedo comprarlos), por fin en marzo del 2022 podremos disfrutar de LOST ARK en occidente.

Probando la beta

Pero, aunque aun queda algunos meses para que el juego esté disponible, he podido participar en la beta cerrada que está teniendo lugar estos días. Y no veas las ganas que tenía de hacerlo. Porque una cosa es ver vídeos y babear con los gráficos y otra es, de verdad, ponernos manos en la masa y probar si este juego está a la altura de todo lo que promete.

Durante los días que ha estado activa la beta, he podido jugar los dos primeros niveles, y lo que me he encontrado es un juego que recuerda mucho a los grandes del género (Diablo 3 principalmente), pero que tiene su estilo propio y abruma con la cantidad de opciones que tiene. Pero vayamos por parte…

Lo primero que nos encontramos es la clásica selección de clase de personaje. Inicialmente se nos deja elegir entre Guerrero, Mago, Artista marcial (hombre y mujer), Artillero (también en ambos géneros) y Asesino. Como veis, realmente son cinco, aunque hay dos que se separan por género, lo que no se si habrá mucha diferencia entre la opción masculina y la femenina. (al menos no lo parece en el pentágono de habilidades que acompaña cada una). Yo me decanté por el Mago (Maga en mi caso que, en este, no parece diferenciar en habilidades por género). También se nos permitirá personalizar nuestro personje en base a ciertos estilos y customizaciones de pelo, cara, tez, … todo enfocado a que nos identifiquemos lo más posible con nuestro avatar.

Inmediatamente pasamos también a la típica intro de apertura que nos cuenta la historia y la ambientación de la clase seleccionada en base a distintas imágenes animadas. No es la típica animática rozando casi la realidad a la que empresas como Blizzard nos tienen acostumbrados, pero he de decir que impresiona sobremanera la calidad de las ilustraciones. Y, como no puede ser de otra forma, cada clase tiene su propia intro, con lo que tenemos un buen rato para disfrutar y babear con las distintas intros de cada clase. Las primeras sensaciones no pueden ser mejores.

Y, para terminar, resulta que algunas clases tienen a su vez sub-clases que podremos probar y seleccionar también en este momento. Todo da la sensación de estar muy bien pensado y trabajado.

Pasado el trámite de creación de personaje, toca el también consabido tutorial que nos enseña a manejarnos por el juego… totalmente prescindible si has jugado a juegos de este estilo, pero muy de agradecer que los desarrolladores se preocupes de montar una mini historia completa para enganchar a los novatos.

Con las manos en la masa

De lleno ya en el juego, lo primero que sorprende es la cantidad de habilidades que puede manejar el personaje. Hay un total de 8 slots de inicio a utilizar a discreción, aunque cada personaje tiene una lista de habilidades mayor para seleccionar la que mejor se adapta al estilo del jugador.

La mecánica, como ya he dicho, es la clásica de estos juegos. Con vista isométrica, utilizamos el ratón para hacer point&click y dirigirnos donde queramos. En el botón derecho tenemos el golpe básico y en el teclado tendríamos todas las habilidades. Hablando de estas, se potencian con la subida del nivel del personaje, no como en otros juegos que es a través del uso de las mismas. No se si es mejor o peor, pero si se que le añade un punto adicional de dificultad al desarrollo del personaje, obligando a pensar bien en qué habilidad emplear los tan importantes puntos o bien, buscar una build por internet que nos guste / encaje.

Sobre el desarrollo del juego en si, hay que decir que me ha gustado la variedad de las misiones. Aunque Lost Ark no rompa moldes en este sentido, se agradece que las mecánicas de las misiones no se limiten a ir-coger-matar, hay algo más de variedad (no mucha). También me ha gustado varios detalles de la interfaz, como la posibilidad de localizar misiones en el mapa desde la propia descripción de la misma, que vuelven a denotar el bagaje que el producto tiene ya a sus espaldas. Y, hablando de la jugabilidad, los combates me han dado la sensación de estar muy equilibrados, no difíciles pero con el suficiente nivel de exigencia para no poner el piloto automático.

Por el camino, a parte de poder colaborar con otros jugadores (otra de las cosas que no he podido probar, habrá que estar atentos a cómo se comportan los servidores en la salida oficial), he encontrado también que podemos hacernos con monturas, inicialmente un caballo, al que podremos recurrir para avanzar más rápido por el terreno. También podemos tener una mascota a nuestro lado que, según entendí, le podemos entrenar para que realice tareas. De inicio te asignan un lindo conejito que te ayuda a recoger los materiales que van cayendo al escenario de forma automática.

Y cómo no hablar un poco del apartado gráfico… Yo lo calificaría de soberbio, de lo mejor que he visto en estas mecánicas. Aquí si que me atrevo a decir que por encima del Diablo. Los primeros niveles son una delicia no solo en ambientación, si no en variedad, tanto de biomas como de enemigos. Incluso me encontré unos cuantos enemigos élite diferentes, sin repetición.

Un juego a tener muy en cuenta

Hay muchas cosas que no he podido probar, otras que únicamente he vislumbrado y otras muchas que aun me quedan por descubrir. Pero se nota que este Lost Ark es un juego largo, profundo y, por lo que leo, con un high end de los que hay que echar horas y horas. En el tiempo que he podido dedicar no me he aburrido ni un solo segundo. Es mas, empezaba a jugar y se me iba el tiempo volando, lo que habla a las claras de lo absorbente que es el juego.

Está claro que Amazon no es tonta. Ha cogido una joya que ya estaban disfrutando en Asia y ha hecho los ajustes necesarios para traerla a occidente, lo que seguramente, sea lo mejor que podría hacer. Porque, si funciona, ¿para qué tocarlo?

Acabada la beta, ahora solo nos queda esperar los escasos meses hasta marzo 2022 para, esta vez si, poder hincar bien el diente a lo que, a mi entender, es un claro aspirante a desbancar a Diablo IV de su trono, si es que este algún día llega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.