Tierra de Gamers

CENTURY: Age of ashes, batallas de naves a lomos de un dragón

Viendo las novedades de Steam encontré por casualidad este Century: Age of ashes y enseguida llamó mi atención. No se por qué pero cualquier cosa de dragones tiene un encanto especial para mi. Será por toda la fantasía tokienana que he consumido en mi juventud, pero el caso es que me pones un dragón delante y no puedo resistirme. Y mucho menos si, como es el caso, se trata de una propuesta free-to-play. Así que creo que no llegó a dos segundos lo que tardó mi mente en procesar y mi mano en pulsar el botón de instalar…

Sensaciones conocidas

Otra de mis pasiones de juventud, y creo que casi de cualquier chaval de mi generación, fueron también las pelis de Star Wars (las primeras, las de Luke, Leia y Han Solo). Y, como no, el juego Star Wars: Tie Fighter fue una auténtica pasión durante el verano de su lanzamiento, dedicándole muchas, muchas horas. No es de extrañar que la primera impresión que he tenido al jugar a Century ha sido el volver a estar a los mandos de un Tie Fighter evitando los misiles de la armada rebelde. ¿Qué tiene que ver un dragón con una caza imperial? Estarás pensando… Pues realmente poco, pero en cuanto te lanzas a la arena de combate empiezas y empiezas a notar que otro jugador se te pone en cola y te empieza a disparar misiles… digo, bolas de fuego, y tu tienes que empezar a hacer piruetas y giros cerrados para esquivarlas, la cosa cambia. Pero no me malinterpretes, no es una mala carta de presentación, todo lo contrario.

Mecánica

Ya lo he anticipado, pero voy a tratar de explicar mejor cómo se juega a este Century. Empezamos, obviamente, sin experiencia y lo primero que tenemos que hacer es curtirnos en la arena de novatos, donde tendremos que realizar batallas 3 contra 3 junto a otros jugadores de nivel menor de 5. En esta arena que representa un bonito lago en zona montañosa, nos curtiremos en lo que son las mecánicas de vuelo, así como en las distintas clases de jinete que podemos elegir, como siempre, cada una con sus habilidades especiales que le confieren ventajas distintas. Independientemente de cómo se llama cada una, tenemos los típicos estilos de juego: ataque (clase Acechante), support (clase Salvavento) y jungla (clase Spectro), aunque ya se anuncia que hay más clases por llegar.

Me gustó de esta fase lo comedido del mapa, ideal para empezar a coger las dinámicas y no tener que dar muchas vueltas para encontrar enemigos con los que medirnos. Pero ciertamente, enseguida se queda corto y se hace algo pesado el conseguir el nivel 5 necesario para pasar a otras formas de juego.

Cuando lo conseguimos, se abren nuevas modalidades de combate y nuevas arenas. Inicialmente tenemos la modalidad de escaramuza, partidas 3 contra 3 al estilo de las que estuvimos jugando en el modo novato (incluso comparten arena), y partida rápida, con varios tipos de juego. Aquí tendremos juegos 6 contra 6 en un mapa mucho más amplio, donde se desarrollarán las tres modalidades de juego disponibles en este momento, todas, por lo que he podido probar muy divertidas.

En Botín de guerra el objetivo es conseguir más oro que el equipo rival. El oro se consigue derribando dragones de carga que vuelan por la arena y recogiendo las monedas que sueltan. También se puede conseguir derribando otros dragones del equipo contrario que carguen oro. Cuando tengamos oro en nuestras alforjas, tendremos que depositarlo en una torre que hace las veces de caja fuerte. A parte de cuidarnos de los ataques de los dragones del equipo contrario, hay alguna sorpresa más, como que te pueden volar tu torre depósito, o pueden cerrarte la bóveda para que no se puedan realizar depósitos. A mi la verdad es que este modo de juego es el que me ha parecido más divertido por la cantidad de cosas que pueden hacer desequilibrar la balanza hacia un lado u otro.

Masacre, como su nombre apunta es, básicamente, una lucha encarnizada para ver qué equipo consigue más muertes. Planteamiento sencillo pero efectivo. La única pega que le vi a este modo es lo mal que funciona el matchmaking, emparejando jugadores de niveles muy dispares, que hacen que el combate no esté equilibrado. Supongo que será aun por la novedad del juego y la poca base de jugadores, pero sería importante corregirlo cuanto antes.

Por último, Puertas de fuego es el clásico de atrapa la bandera al que se añade que, no basta con capturar la bandera, además hay que completar un circuito de puertas para obtener la victoria. Pese a no ser tan divertido como Botín de guerra, me gustó de este modo que es el único en el que de verdad hay que trabajar en equipo para lograr la victoria protegiendo siempre al que porta la bandera.

Adicionalmente a estos modos de juego rápido hay un modo Clasificatoria, que se abre al llegar a nivel 10 y en el que, básicamente se juega por equipos para sumar puntos y rankear en una clasificación global. No aporta nada al resto de modos salvo el saberse mejor que otros.

¿Se nos quedará corto?

A parte de los modos de juego están las típicas cosas para personalizar tus personajes como cascos, estandartes, lemas, etc. Todo accesorio al juego. Sí ha habido una que me ha llamado la atención, y es que tienes la opción de criar nuevos dragones para que los usen tus jinetes. Para criarlos tendrás que, primero conseguir el huevo y ponerlo a empollar para que eclosione. Pero, no solo eso, una vez eclosionado, tendrás que hacer que madure alimentándole en base a pequeños misiones que te solicitan realizar. Si lo conseguimos, tendremos un nuevo y majestuoso dragón listo para ser usado en nuestras batallas.

Pero, a pesar de todo lo comentado y aunque el juego gráficamente está muy bien, es rápido y divertido de jugar, me quedo con la sensación de que aun hay que darle tiempo para madurar. Si lo pensamos, tenemos varios modos de juego que pueden dar para un tiempo, pero solo una arena y tres clases de jinetes sin grandes diferencias entre ellas. Es un buen comienzo, pero estoy seguro de que en un par de meses, si no se han incorporado más cosas, los jugadores comenzarán a cansarse de volar mil veces por los mismos castillos y comenzarán a abandonar el juego.

Así que, siendo las primeras impresiones muy positivas, me atrevo a decir que el futuro del juego dependerá de lo que ocurra en los próximos meses y como la comunidad reacciones a los nuevos contenidos. Espero sinceramente que el equipo de desarrollo tenga las ideas claras y sea capaz de seguir nutriendo el juego con contenido de calidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.