Tierra de Gamers

Probamos TALES OF ARISE (Demo)

Tales of Arise

Acaba de salir la demo de TALES OF ARISE y, como uno no se puede contener, pues aquí estoy el primero para ver qué sensaciones me produce este juego. De primeras, he de decir que no tenía ni idea de qué iba este juego, tan solo había visto las imágenes promocionales con ilustraciones de estética japonesa. Mal comienzo, pues confieso que no soy muy fan de este tipo de juegos, herederos en su mayoría de los Final Fantasy, pero bueno, al tratarse únicamente de una demo, al menos hay que darle una oportunidad.

La demo se inicia con la típica selección de clase del personaje. Como es casi una norma, podemos elegir entre personajes con armas más pesadas y lentos (hay dos clases de caballeros), personajes más rápidos de menor daño (artes marciales y luchador con palo) y personajes de ataque a distancia (pistoleros y magos). En total hay seis clases para elegir. No se si en la versión final se incorporarán más clases, aunque diría que cubren casi todas las formas de combate que se estilan en estos juegos.

Yo me decanté por el luchador con palo llamado Dohalim, que se supone tiene equilibrado el ataque a corta y a media distancia, sin saber muy bien lo que me iba a encontrar. Pero enseguida el juego se encarga de explicarte que da un poco igual el que elijas, puesto que puedes cambiar y jugar con el personaje que prefieras en cualquier momento. Lo único que determina esta elección son las cinemáticas que vamos a ver, así que, si no estas interesado en la historia, da igual uno que otro. Además, creo que en la demo las cinemáticas son siempre las mismas, independientemente del personaje. Habrá que esperar a la versión definitiva para conocer qué nos cuenta cada historia.

Comenzando a jugar

Pero vamos a lo que realmente importa, el juego. Tras las imprescindibles cinemáticas para contar un poco de historia que, aunque con estética anime, hay que reconocer que están muy bien realizadas y de una calidad más que buena, nos encontramos con un mundo semi-abierto que tenemos que comenzar a explorar. Quizás semi-abierto sea un término algo generoso, porque por mucho paisaje que veamos, el juego solo nos permite avanzar por los caminos marcados. De momento lo dejaré así dado que se trata de una demo y este punto puede no ser cierto más adelante.

Recordar que dije al principio que me descargué la demo sin saber nada de este ToA. Pues bien, tras pocos minutos de exploración encuentro al primer enemigo y, por fin me queda todo claro. Me doy de bruces un un grupete de monstruos que hay que matar a base de darles con todo lo que llevamos encima. Y no estamos solos, si no que los combates son con todo el grupo (cuatro personajes de los seis posibles), aunque tan sólo controlamos a uno de ellos, el que hayamos seleccionado. El resto tienen autonomía para luchar contra los enemigos. Si que podemos controlar cuando lanzamos los ataques especiales, tanto el nuestro como los del resto de miembros del grupo. Pero, a parte de esto, el resto se comportan como NPJ.

Sobre el combate decir que, o sorpresa, se parece mucho a las mecánicas de los Final Fantasy. Eso si, aunque no soy un experto, me da la sensación de que la han evolucionado, incorporando nuevos elementos. El principal ya lo he mencionado: el modo de combate en grupo. También se han incorporado elementos de otra saga japonesa mítica, la de Monster Hunter, en el modo en que se presentan a los monstruos como enemigos gigantescos a los que hay que derribar a base de estar 10 o 15 minutos exprimiendo todos los golpes que tenemos en el arsenal. Sin duda, el resultado es espectacular a nivel visual. Sin embargo, aunque se que hay gente a la que este tipo de combates les encanta, para mi la experiencia de estar dando golpes sin parar al mando no termina de atraerme.

Hasta el final

Descubierto el misterio, he seguido jugando hasta finalizar la demo. No ha habido muchas sorpresas más. Avanzando un poco más en la historia, lo que encontramos es que se nos va dirigiendo a las siguientes localizaciones del mundo casi de forma lineal y, en el camino nos tenemos que ir enfrentando a monstruos, cada vez más poderosos. En la hora que dura la demo creo que he tenido como 10 enfrentamientos, 8 contra grupos de enemigos fáciles y dos contra enemigos duros, de los que cuestan unos 10 minutos terminar con ellos. Un poco excesivo me parece, aunque bien es cierto que podemos elegir no luchar contra todos, únicamente contra los que nos bloquean el avance.

La progresión de los personajes, que quizás podría ser el aliciente que motivara a continuar con el juego, en la demo no aparece por ningún lado. Tan solo he conseguido equipar a los personajes con algún anillo o gema que les proporciona alguna modificación (menor daño recibido o cosas así), pero nada que se parezca a construir una build. ¿Quizás más delante del juego?

El juego también incorpora otras mecánicas como el cocinar o el construir objetos, que últimamente se están haciendo muy populares, casi obligatorias. Sin embargo, en el caso de ToA creo que no aportan mucho a la mecánica.

Conclusión

Ya decía al principio que no soy fan de estos juegos tipo FF y quizás mi opinión esté sesgada por este motivo. Pero lo que está claro es que este Tales of Arise no va a ser el que me haga cambiar de opinión. Pese a lo bien trabajado que está el apartado visual y lo espectacular de sus combates, para mi esto solo es el envoltorio. En lo que realmente importa, en las mecánicas, la jugabilidad, no me ha enganchado e incluso hasta me ha aburrido. Y si esto me ocurre con tan solo una hora de juego, está claro que no merece la pena seguir.

Pero de verdad, esto solo es mi opinión. Me encantaría conocer la de otras personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.