Tierra de Gamers

TWELVE MINUTES, análisis

Valoración

Positivo

Negativo

Las aventuras gráficas me han atraído desde joven, combinaban una historia trabajada con acertijos que solían ser un reto. Tengo que reconocer que, excepto en un caso (Indiana Jones and The Fate of Atlantis), siempre acabo cayendo en la tentación de mirar la solución a alguno de sus acertijos. Llegando al límite con Gabriel Knight que me desesperó al mismo tiempo que me obsesionaba.

Como seguro ya habréis deducido, Twelve minutes es una aventura gráfica con sistema point& click, con alguna particularidad como su vista cenital. Un juego que está disponible en Xbox (incluido en Game pass) y PC.

Argumento

Empezamos por uno de los dos puntos básicos en este tipo de juegos: la historia. En este caso, encarnamos a un hombre que vuelve a su casa con su mujer, pero que inexplicablemente cada pocos minutos se reinicia su vida al momento en el que entra en su casa. Tendremos pocos minutos para realizar acciones, moverse o interactuar con su esposa o un curioso policia, antes que el tiempo se reinicie.

Cuenta solo con 3 protagonistas a los que han prestado su voz actores famosos: James McAvoy, Daisy Ridley y Willem Dafoe, y se desarrolla en la casa de la pareja.

El personaje recuerda, al igual que el jugador, todo lo que ha vivido por lo que veremos su desesperación o frustración en ciertos momentos. Sensaciones que compartiremos… consigue que nos identifiquemos con el protagonista

No quiero destriparos nada de la historia, voy a comentar este punto sin entrar en spoilers.

La trama es interesante con giros inesperados como en un thriller cinematográfico. Aunque más que a una película, el juego recuerda una obra de teatro.

Se desarrolla al ritmo que el jugador va descubriendo el uso de ciertos objetos o al seleccionar ciertos textos o preguntas, que nos abren otras acciones/objetos o líneas de texto.

Conforme lleguemos a la mitad del juego, empezaremos a desarrollar diferentes teorías sobre el argumento y que es el lo que realmente está pasando.

Sin embargo, llega a ser algo rebuscada no sé si para tratar de mantener siempre la sorpresa en el jugador. Creo que es innecesario, y un argumento algo más sencillo habría sido más adecuado.

Jugabilidad

El otro punto básico de este tipo de juegos son los puzles, con el añadido de los bucles temporales. Por que los bucles temporales son la clave en este juego, lo que te hace probar una y otra vez, lo que frustra a tu personaje… sin embargo, también al jugador en ciertos momentos. Me explico, la jugabilidad se basa en ir probando usos de objetos, tratando de tener más líneas de conversación, para así avanzar y…. conseguir el bucle perfecto.

Ese bucle nos hace pensar en opciones para el siguiente intento. Al principio, engancha mucho, además el juego va abriendo el árbol de posibilidades poco a poco, no agobia en ningún momento.

Además, te invita a que pruebes no sólo por avanzar en el juego, si no que “juegues” con el entorno, con los personajes, para mostrarte todas las posibilidades que tiene, todos los detalles. Podéis tener todo tipo de conversaciones entre la pareja, llegando a diferentes desenlaces incluso independientes de la trama principal.

Sin embargo, el problema que le encontramos al juego es el bucle, justo lo que lo hace diferente e interesante, llega un momento en el juego que empieza a pesar en contra.

En ocasiones, vas a saber que tienes que hacer, incluso vas a descubrir parte de la trama, pero no vas a poder avanzar en el bucle.

Y lo que harás es salir de la casa para reiniciar, ya que si no haces las acciones en determinado orden no podrás llegar al punto donde quieres para probar esa otra opción.

Todo esto provoca que cuando estamos cerca del final, empezamos a repetir ciertas acciones una y otra vez, para poder acceder a otras opciones. Una recomendación, cuando tengáis esa sensación de repetición parad el juego, y retomarlo en unas horas.

Cómo seguro supondréis la rejugabilidad en este juego está enfocada a obtener todos los finales del juegos, para poder componer la historia. Ya os digo que hay finales que os van a sorprender mucho.

Conclusión

Twelve minutes es un buen juego, diferente y necesario. Pienso que necesitamos más propuestas que se alejen de los juegos estándares de juegos actuales. Hacer un juego que te enganche con tan pocos escenarios, personajes, me parece muy dificil de hacer, y Twelve minutes lo consigue.

Y os aseguro que si lo termináis seguro que no os deja indiferente, y querréis descubrir más finales para entender mejor la trama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.